PALOJO

LA YEGUADA

Palojo Yeguada es algo más que belleza. Es hombre, caballo, nombre y tradición. Resultado de encuentros y crisol genealógico. Cultura de siglos en tierras andaluzas, que se baten sobre su dureza para dar el temple y los pulsos de la sangre ganadera.

Todos nuestros ejemplares siguen un riguroso control sanitario, informatizado, mediante veterinarios expertos en el P.R.E., preparando dietas individualizadas para los animales de competición y apoyo a los que gozan de total libertad. Contamos con personal especializado para el cuido y trato con los animales y cualificado para la preparación de concursos morfofuncionales y de doma clásica. Todo ello, ha dado sus frutos a través del reconocimiento nacional en el sector, potenciado con premios y trofeos en concursos provinciales y nacionales.

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.

LA FINCA

Enmarcada en un frondoso bosque mediterráneo, de encinas centenarias, donde se mezclan las labores del campo de olivar con el cuidado y mimo del P.R.E.. El lugar, privilegiado por su clima y la calidad de los pastos, constituye un hábitat incomparable para la cría del caballo en total libertad.

Entendemos que esta forma de criar haga que el potro en sus primeros años de vida se encuentre en lo más parecido a su hábitat natural, reportándole una salud mental y física difícil de adquirir por otro animal criado desde corta edad de forma estabulada, logrando con ello un bienestar a nuestros potros difícil de adquirir de cualquier otra forma. Las condiciones del terreno, al ser muy abrupto ya que se trata de sierras con importantes desniveles de cota, así como su extensión son ideales para el desarrollo óseo, de los cascos y de las articulaciones así como la fortaleza del tren posterior verdadero motor en el futuro del animal.

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.

NUESTRA HISTORIA

En su andadura, y a través de los años, se ha procurado la mejora del Pura Raza Español, adquiriendo ejemplares a otros ganaderos para llevar a cabo una cuidada selección y mantener su filosofía, la crianza en total libertad. El resultado nos llena de satisfacción, al disponer de ejemplares reconocidos por su pureza genética, nobleza y características para su funcionalidad y doma, unida a la majestuosidad y belleza morfológica.

El 16 de marzo de 1754 el Corregidor de Alcaudete, villa de Jaén, Señor Licenciado Don Sebastián Ignacio Pavón, abogado de los Reales Consejos de España, lleva a cabo el registro de la Cabaña Real en la villa. Entre los ganaderos del inventario equino aparece Don Pedro Ballejo, con el hierro “Z”. Don Carlos Aguilera Jiménez fundó en Priego de Córdoba una ganadería de reses bravas y caballos en 1890. Más tarde, en 1909, queda registrado el hierro “A” en la ya desaparecida Asociación General de Ganaderos del Reino.

Palojo Yeguada toma forma desde el gesto del actual propietario y del resultado del encuentro de ambos hierros, crisol de la tradición hípica y ganadera heredada de sus mayores. Gestionada por Don Pedro Vallejo Ruiz continuador de la crianza y amor al caballo, inculcado por sus antecesores y muy directamente por su abuelo Don José María Ruiz Aguilera. Fruto de dicha unión nace el hierro de Don Antonio María Vallejo Padilla que se inscribe en Cría Caballar y en la actual Asociación Nacional de Criadores de Caballos (ANCCE), en 1994.

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.